Novena

Novena a la insigne y gloriosa Santa Áurea Virgen

Versión para imprimir: pdf (61 kb)

 

Advertencias para hacer con fruto esta novena:

El requisito fundamental para hacerla con fruto, es que cada cual se duela de sus pecados; porque mal podrá hacerse propicio a Dios por la mediación de sus Santos, no reconciliándose antes con Él. Todos los días se procurará practicar alguna virtud en obsequio de la Santa, recogiéndose, mortificándose, oyendo Misa, rezando el Santo Rosario, etc. Todos los días, puesto de rodillas delante de alguna imagen de la Santa, se persignará devotamente y avivando la fe de que está presente Dios, levantará a Él su corazón y dirá con verdadero dolor:

 

1.- ACTO DE CONTRICIÓN

2.- ORACIÓN PRIMERA PARA TODOS LOS DÍAS

3.- ORACIÓN DEL DÍA

4.- ORACIÓN TERCERA Y ÚLTIMA PARA TODOS LOS DÍAS

 


1.- ACTO DE CONTRICIÓN

Dios y Señor mío, en quien creo, en quien espero, a quien amo sobre todas las cosas; penetrado mi corazón del más vivo dolor de haberos ofendido, recurro a Vos, conociendo que he pecado delante del cielo y contra Vos y por ser quien sois, bondad infinita, me pesa una y mil veces de haberos ofendido. Recibid, Señor, la contrición de mis pecados, aumentadla y perfeccionadla para que sea firme el propósito, que hago de nunca más pecar y de confesarme de ellos. Ofrézcoos mi vida, obras y trabajos en satisfacción, y confío en vuestra infinita misericordia me los perdonaréis por los méritos de vuestra preciosa sangre, pasión y muerte y me ayudaréis con vuestra gracia a enmendarme y conoceros, serviros y amaros fielmente por toda mi vida. Así os lo suplico, Señor, y espero conseguir por la intercesión de Santa Áurea, Esposa vuestra, tan abrasada en los incendios de amor de vuestro dulce corazón; a quien dedico esta novena, a mayor gloria vuestra, honra suya y bien de mi alma. Amén.

2.- ORACIÓN PRIMERA PARA TODOS LOS DÍAS

Dulcísimo Jesús; cuyo Corazón arde en el fuego de vuestro amor. Maestro divino, que con vuestra doctrina y ejemplo enseñáis a los hombres a caminar alegres y seguros por la senda de la virtud, apoyados en vuestra gracia; los animáis con la vida admirable de vuestros santos a llevar su cruz durante la peregrinación de esta vida en seguimiento vuestro, y les dais en ellos modelos que imitar e intercesores ante vuestra Divina Majestad. Gracias os damos, Señor, por habernos dado en vuestra Esposa Santa Áurea un ejemplar acabado de todas las virtudes; por el amor tan grande con que os imitó; por la abnegación constante con que os siguió en el retiro, en la penitencia y oración; consagrada desde sus más tiernos años a vuestro conocimiento, servicio y amor, viviendo siempre de la santísima llaga de vuestro corazón. Como ella, no queremos tener otro Dios, más que a Vos, otro Señor a quien servir; otro bien a quien amar más que a Vos, que sois el camino, la verdad y la vida. Abrasad nuestros helados corazones en amor vuestro; derramad en ellos las gracias inefables de que el vuestro es fuente, y haced que de tal modo estemos unidos a él, que vuestra voluntad sea la nuestra en todas las cosas.

Así lo esperamos, mediante su intercesión, de vuestra infinita bondad; háblanos, Señor, en el camino de esta vida con tus palabras, que son cual hachas que lucen, y arden, alumbran y encienden los corazones de los que las oyen; sea vuestro divino corazón nuestro espejo y nuestro modelo y saquemos de él los ardores, que nos abrasen en vuestro amor; el conocimiento de lo que de nosotros exigís para agradaros con la perfección, que más se asemeja a la de vuestro Santísimo Corazón, y la resolución firme de seguiros en todas las cosas a imitación de Santa Áurea; y así poder alcanzar el favor especial, que os pedimos en esta novena a mayor gloria vuestra y bien de nuestras almas.

(Aquí se pide por breves momentos lo que se desea alcanzar por medio de esta novena).

ORACIÓN DEL DÍA PRIMERO:

Consideración: García Muño y Amunia, padres de Santa Áurea imprimen en su tierno corazón el santo amor de Dios y son modelo de los padres en la educación de sus hijos.

Son los padres Dioses visibles de sus hijos, modelos vivos por los que estos se han de formar; nada ven más grande, ni con tanta frecuencia; nada aman tanto como a sus padres, y si el niño imita por naturaleza, hace todo lo que ve y oye, tiene a gran gloria imitarlos en todo. El corazón del niño es como blanda cera, dispuesta a recibir todas las impresiones, buenas o malas; es como una tela capaz de admitir todos los colores. A los padres ha confiado Dios el cuidado de imprimir en estos tiernos corazones, enteramente vírgenes aún, puros y profundos sentimientos de virtud.

Convencidos de estas verdades los padres de Santa Áurea, conociendo que la educación comienza ya desde la cuna, pusieron sumo cuidado en darle buenos ejemplos, en reprimir con dulzura y constancia sus pasioncillas, en enseñarle, según su capacidad, a conocer, servir y amar a Dios, a pronunciar con amor y respeto los nombres de Jesús y de María, presentándola como fuentes de amor y de dulzura estos sagrados corazones haciéndola practicar la religión, llevándola con ellos al templo a orar.

¡Pero cuán pocos imitadores tienen en nuestros días estos buenos padres! ¡Cuántos fomentan en sus candorosos corazones la indiferencia para lo bueno, descuidando lo que no sea riquezas, vanidad, goces y deleites, y lo último en que piensan es en su educación religiosa, olvidando así la misión, que Dios les ha dado de criar sus hijos para el cielo! Si amáis a vuestros hijos, les debéis de justicia el buen ejemplo, la instrucción y práctica constante de los deberes cristianos, vigilando cuidadosamente sus primeros pasos en la senda peligrosa de la vida y no permitir que se aventuren solos y sin dirección y apoyo.

(Meditemos por breves momentos… y recemos un Padre Nuestro para conseguir lo que pedimos con esta novena)

Máxima: La vida de este mundo sólo se nos ha dado para adquirir la eterna ¡Ah, y cuán desgraciados son la mayor parte de los hombres que ni aún siquiera piensan en ella!

Práctica: Trabajar con celo y constancia con el ejemplo, instrucción y corrección moderada en formar la familia en la práctica sólidamente cristiana y apartarla de los peligros insidiosos de las malas compañías.


ORACIÓN DEL DÍA SEGUNDO:

Consideración: Santa Áurea, siendo niña escucha con amor y dulzura las lecciones de virtud, que le dan sus padres y se esmera en practicarlas, siendo así el modelo de todos los niños.

Muy útil es al hombre el que se acostumbre a llevar desde su juventud el yugo de la ley de Dios, que el mismo Jesucristo nos asegura, que es suave y su carga ligera. Los obsequios de los niños son más agradables a Dios, que los de los ancianos decrépitos, porque así como se estiman en más los primeros frutos de las plantas, así también son más apreciadas las primicias de nuestra edad florida.

Además, si se atiende a la fuerza del hábito, que es una segunda naturaleza, no hay cosa más suave, más dulce y más divina que el hábito de obrar el bien, y por esto todos convienen en la necesidad y conveniencia de que los niños se acostumbren desde sus primeros pasos a obrar en todo según la alteza de su fin, para que así se les haga después más agradable el servicio de Dios. Así cuando no se han dejado seducir por las falsas preocupaciones cuando no se han arraigado en su corazón los vicios, son vasijas nuevas propias para los mejores licores; tiernas plantas, que se dejan suavemente llevar del impulso, que las imprima la mano diestra del jardinero, por esto, el acostumbrarlos desde pequeños a los ejercicios de la Religión y a la pureza de costumbres tiene una fuerza irresistible, mayormente siendo ayudados de la gracia.

Aunque a cada paso no tuviéramos a la vista los frutos de la primera educación, contemplamos en la infancia de Santa Áurea la prueba de lo mucho que vale guiar bien el corazón desde sus primeras palpitaciones. Sus buenos padres supieron grabar bien en su alma inocente aquella sentencia: “Teme a Dios y guarda sus mandamientos”. Le repetían a menudo los consejos de Tobías a su hijo: “Seremos bastante ricos si tenemos a Dios”. Le presentaban bajo variadas formas al niño Jesús, radiante de gloria, con un corazón lleno de amor, de sacrificio y buscando quién le amase. Estando también prevenida con todo género de auxilios, recibía la buena doctrina y ejemplos como tierna virgen, que agradece el riego y cultivo, y brotaban en su hermosa alma flores de virtudes. La infancia de Jesús era para ella el libro de sus delicias, allí conocía y sentía su amor, y aprendía a pagarle con amor de correspondencia; así aprendía a agradarle imitando sus virtudes, era cándida, sencilla, obediente, modesta, recogida; así aprendió desde luego a conocer la vanidad y locura de los bienes, honores y placeres de la tierra, a aborrecerlos y despreciarlos y a seguir más de cerca a Jesucristo en todas las cosas y ocasiones.

(Meditemos por breves momentos… y recemos un Padre Nuestro para conseguir lo que pedimos por esta novena)

Máxima: Acostumbrar a los niños a la práctica de la Religión, porque son moradas espirituales de Dios, templos y sagrarios vivos del Espíritu Santo, es hacerlos la ciudad de Dios.

Práctica: Apartarlos de las malas compañías y doctrinas y formarlos según el corazón de Jesús, haciéndoselo conocer bien.

ORACIÓN DEL DÍA TERCERO:

Consideración: Santa Áurea todo lo deja en oyendo la voz del Señor, que la llama al retiro y nos enseña a recibir la gracia de nuestra vocación.

Durante la vida nos llama muchas veces el Señor con sus inspiraciones, nos habla, y grita por medio de sus ministros, de cien modos en los libros espirituales, en los ejemplos de los Santos y hasta en los sucesos y reveses de la vida. De suma importancia es oírla desde que comienza a hablar. Si los Santos no hubieran sido prontos a aquellas solicitaciones de la gracia, quizá no hubieran sido Santos. Si Zaqueo no hubiera bajado prontamente, cuando le llamó el Señor; si el Apóstol San Pedro no se hubiera levantado sin demora; ni el primero hubiera tenido la dicha de hospedarle en su casa, ni el segundo se viera libre de sus cadenas.

Por eso Santa Áurea, conociendo lo mucho que conviene no dejar apagar aquella luz sobrenatural, que con tanta claridad nos descubre la vanidad del mundo y lo mucho que uno se aventura, cuando se cierran los oídos a la voz interior que tan fuertemente nos llama, no pensó en otra cosa, que en seguir los impulsos del amor divino, que había prendido ya en su corazón, y en escuchar el habla interior, que la llamaba a vida más perfecta, en conservar y atizar este divino fuego, siguiendo los impulsos de la gracia y echando al instante de su alma todos los estorbos, que pudieran apagarle.

Había escuchado al Salvador, cuando di ce “El que dejare por mí y mi Evangelio la casa, los hermanos, el padre, la madre, sus bienes, recibirá en este mundo cien doblado y después la vida eterna”. Oigamos nosotros también la voz del Señor, que nos llama en nuestro estado a su santo servicio, aprendamos prontitud y alegría en escucharle y obedecerle y, arrepentidos de nuestra infidelidad, digamos al Señor, como el mismo Samuel : “Hablad, Señor, que vuestro siervo os oye”. Y con el Apóstol : “Señor, qué queréis que haga”.

(Meditemos por breves momentos… y recemos un Padre Nuestro para conseguir lo que pedimos por esta novena)

Máxima: Si obramos el bien, ¿qué importa que el mundo regañe, que culpe, que murmure? Dejar que diga, escucharle, sufrir lo todo, no espantarse por nada y continuar con fidelidad y buen ánimo.

Práctica: Cumplir nuestros deberes, sin mirar al qué dirán, y a los respetos humanos.


ORACIÓN DEL DÍA CUARTO:

Consideración: Santa Áurea, escuchando la voz de su Amado, se consagra toda a Él profesando la vida reclusa en el Asceterio de San Millán y nos enseña a consagrarnos al servicio de Dios.

Si el amor de Dios abrasa, hace cenizas sin dolor, sin resistencia del corazón los lazos, que nos aprisionaban a las criaturas, todavía es más poderoso para unirnos a Él, derritiendo nuestra voluntad con su calor en el troquel de la suya, para que sea en todo una y conforme a ella, y se encienda en nosotros el deseo de seguirle e imitarle, haciendo suave su yugo y ligera su carga. Con profunda verdad dijo San Jerónimo: “Todo es fácil, todo cuesta poco al que ama mucho, porque tiene a Dios en su ayuda, y teniéndole, ¿qué le faltará?”

Si a esto se une, que Dios paga siempre bien nuestras correspondencias y servicios, comprenderemos nuestra locura y falta de razón, cuando, comparando su servicio con los pequeños esfuerzos, que nos cuestan, nos arredran las dificultades como fantasmas, que sólo asustan a los medrosos y cobardes. Esta resolución y prontitud en seguirle gana su corazón, esto es lo que constituye su mérito y sobre esta imitación parece que funda Jesucristo el derecho a la recompensa.

Por esto no podemos menos de admirar la abnegación de Santa Áurea en dejarlo todo y seguir al Señor, consagrándose a Él encerrada entre las sombrías paredes de San Millán, y la eficacia del amor divino, que, inflamando su alma, la abrasa en el único deseo de hacerse así digna de su Amado. ¿Y si la tórtola solitaria canta sola sus amores en lo sombrío y espeso de los bosques, y los amantes de la carne huyen del bullicio para hablarse y contarse sus cuitas, qué extraño, que aquella tórtola enamorada busque la soledad, para exhalar su amor en tiernos arrullos? ¿Huya de las criaturas, para hablar a solas y con holgura con su Amado?

Si Jesucristo es su único bien y tesoro, si ha recibido de Él el anillo de sus desposorios, ¿en qué puede pensar, sino en agradarle? ¿Y qué lazos puede haber más fuertes y deleitables, que los del alma santa con su amado Jesús?

Así la vemos tan gozosa como la esposa de los Cantares, porque ya ha encontrado al que amaba su corazón, le dio el abrazo y ósculo de amor y no se separará de él. ¿Y nosotros qué hacemos? Nos busca el Señor, enciende en nuestros corazones el fuego de su amor, lo aviva y fomenta con el soplo de su gracia y lo dejamos apagar. Nos llama y permanecemos dormidos.

(Meditemos por breves momentos… y recemos un Padre Nuestro para conseguir lo que pedimos por esta novena)

Máxima: El corazón amante de Jesucristo crucificado ama también sus ignominias, sus dolores y su muerte, y si le cabe de esto alguna parte se alegra y abraza la cruz de buena gana.

Práctica: Quitar todos los estorbos que nos impiden oír y seguir a Jesucristo.

ORACIÓN DEL DÍA QUINTO:

Consideración: Toma esta paloma y síguela como tu guía. El camino del cielo.

Si deseas felicidad cumplida y duradera, mira hacia el cielo, allí descubrirá tu fe una felicidad inefable e infinita; pero ten entendido, que, para llegar a poseerla, debes desearla eficazmente, poniendo los medios necesarios, para conseguirla. Pues es un premio, que da el Señor a los que vencen a los enemigos de su salvación, sosteniendo contra ellos una lucha incesante hasta el último momento de la vida. Éste es el camino, que solo del Salvador del mundo podemos aprender, cualquier otro nos descaminará; no hay otro camino para el cielo, que el que Él trazó y todos los Santos siguieron. Único camino seguro de peligros en esta vida, ancho, espacioso y ameno.

Aquí pues tienes trazado el camino, que debes seguir, para llegar a esta tierra prometida; debes pelear valerosamente contra el mundo, sus doctrinas y malos ejemplos; debes vencer al demonio con la oración y la humildad; debes mortificar tus pasiones, para que nunca venzan a tu espíritu, nunca subyuguen a tu alma, que debe estar sumisa a la voluntad de Dios en todas las ocasiones.

Aprende de Santa Áurea a andar este camino, teniendo siempre en tu corazón a Dios, no perdiéndole de vista; a no aflojar en la mortificación, acudiendo a Él con confianza en las tentaciones. Cierto es, que el camino del cielo es estrecho y pocos son los que andan por él; pero anímate con su ejemplo; porque ella, como tan práctica en andarlo desde niña, corría después por él con animosa resolución, constancia y alegría; pedía siempre al Señor y éste le daba la mano y auxiliaba, para que no desmayara acudía humilde y confiada al corazón de su divino Esposo Jesús y de allí sacaba fuerzas, para esperar con perseverancia; en aquel divino corazón hallaba consuelo en las penas, valor en sus decaimientos, aliento para todo, al pensar que el Señor, como tierno Padre, siempre estaba pronto a remediar sus necesidades, a dar vigor a su espíritu aún en medio de las mayores tribulaciones.

Pero, ¡ah! ¡cuán pocos la imitamos cuántos van muy desviados del camino! Cuántos en vez de acudir al dulce corazón de Jesús para apagar su sed de felicidad con las aguas de las fuentes del Salvador, se contentan con las aguas cenagosas, que las ofrece el mundo, las beben con ansia y así aumentan su desgracia.

(Meditemos por breves momentos… y recemos un Padre Nuestro para conseguir lo que pedimos por esta novena)

Máxima: Pensad en lo mucho que ha padecido nuestro Señor y estad ciertos, que, si ha sufrido tantos dolores, ha sido por ganar nuestro corazón.

Práctica: Sufrir las penas y aflicciones con la alegría con que las llegaron los Santos.

ORACIÓN DEL DÍA SEXTO:

Consideración: Santa Áurea en el retiro. Delicias de la virtud.

Por más que los hombres se engolfen en los placeres de la tierra, jamás encontrarán en ellos los encantos de la virtud, practicada según el espíritu celestial del Evangelio. Preciso es desimpresionarse de las ilusiones con que las vanidades de las cosas del mundo ofuscan el entendimiento humano; no está la felicidad en las riquezas, éstas causan disgustos, recelos y sobresaltos; menos está en los placeres terrenos, éstos dejan amargos recuerdos y remordimientos crueles. Poco importa ser muy rico, alabado y estimado, todo es vanidad y aflicción de espíritu, si no hay la paz interior, que es la base de la verdadera felicidad. Y esta paz jamás se hallará fuera de la verdadera virtud, porque es fruto especial de la práctica santa de la celestial doctrina, que nos enseñó nuestro amantísimo Redentor y Él mismo nos lo declaró, cuando nos dijo “Tomad sobre vosotros mi yugo y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón y hallaréis descanso en nuestras almas”.

Por eso los Santos de todos los siglos vivían alegres y contentos en medio de sus penitencias y nada turbaba su tranquilidad; por eso Santa Áurea, consumida en los rigores de la mortificación, rebosa en paz y nada terreno puede conmoverla. Tal vez alguno se enternecerá con una compasión falsa y mundana, al ver sus ayunos rigurosos, sangrientas disciplinas, retiro y oración continua pero ella le dirá, que su alma nada en un mar de dulzura, porque nadie será capaz de arrebatarle la felicidad, que da el infinito amor, por quien padece y a quien desea agradar.

Si queréis esa dulzura, si queréis experimentar esa tranquilidad, si anheláis esas indecibles delicias, aprended de ella a amar a Dios con todo vuestro corazón, ejercitándoos de lleno en la virtud, seguid a Jesús con la cruz, mortificaos sin tregua ni descanso, vivid siempre dentro de su dulce corazón; éste era su alimento cotidiano, y por eso en su corazón hay delicias y dulzuras, porque su confianza, su esperanza, su consuelo está en Dios, al que ama de corazón. Abramos los ojos y caigan los tupidos velos con que el mundo nos tenía cegados y no nos dejaban ver nuestra felicidad temporal eterna; mortificación y oración.

(Meditemos por breves momentos… y recemos un Padre Nuestro para conseguir lo que pedimos por esta novena)

Máxima: La montaña del calvario es la montaña de los amantes, el amor que no dimana de la pasión de Jesucristo es un amor frívolo y peligroso.

Práctica: Mortificarse es lo que más cuesta.

ORACIÓN DEL DÍA SÉPTIMO:

Consideración: La madre de Dios anima a Santa Áurea a sufrir la enfermedad. Paciencia en las enfermedades.

Si la enfermedad es pena del primer pecado, no tiene otro remedio el cristiano, que sufrirla con paciencia. Porque locura es de hombres, no querer tolerar los dolores que trae la vida humana, no pudiendo evitarlos. Vergonzosa cosa es no estar acostumbrado a sufrirlos con ánimo tranquilo. ¿Quién ha vivido jamás sin ellos? El único remedio es llevarlos y sufrirlos por amor de Dios y con paciencia.

Así como la salud es don de Dios, también lo es la enfermedad; la cual nos envía el Señor para nuestra prueba, corrección y enmienda y para otros muchos bienes y provechos, que se suelen seguir de ella, como es conocer nuestra flaqueza, desengañarnos de nuestra vanidad, despegarnos del amor de las cosas de la tierra y de los apetitos de la sensualidad, adelgazar los bríos y fuerzas de nuestro mayor enemigo, que es la carne, acordarnos, que no es esta nuestra patria y otras cosas semejantes. Por lo cual dijo el Sabio “La enfermedad grave hace templada y fuerte al alma“.

Bien había comprendido Santa Áurea estas verdades, cuando sufría la enfermedad, no sólo con paciencia y resignación, sino con alegría y trasportes de júbilo, dando gracias al Señor por los dolores, que la enviaba y de esta suerte, cuantos fueron sus dolores, tantas eran las piedras preciosas de la corona con que había de ser coronada en el cielo, ¡cuán sólida felicidad se preparaba! ¡cuán inmensos méritos contraía con esas pruebas que a nosotros nos llenan de desolación y amargura!

Ahora comprenderemos algo del favor, que la Virgen Santísima la dispensó, cuando llena de majestad la dijo: “Próximo está ya el término de tu vida, pero antes serás acrisolada con la enfermedad que te abrirá las puertas del cielo”, ¡y con qué alegría, ella tan llena de Dios, recibió el anuncio! porque se la convidaba a padecer con Cristo, como miembro suyo, para reinar con Él.

¡Oh trabajos! ¡Oh enfermedades de la carne! ¡Cuán grandes bienes sois a los ojos de la fe, cuando el Señor los concede a sus amados como prenda de su cariño! porque ellos son la visita más íntima, que nos hace Dios y el más precioso don de su misericordia.

(Meditemos por breves momentos… y recemos un Padre Nuestro para conseguir lo que pedimos por esta novena)

Máxima: Nadie llegó jamás a la inmortalidad sino por el camino de la aflicción y he aquí un gran motivo de consuelo, para todo en nuestras penas.

Práctica: Llevar con paciencia y alegría los dolores, mirando al Salvador hecho varón de dolores y orando.

ORACIÓN DEL DÍA OCTAVO:

Consideración: Dichosa muerte de Santa Áurea.

Sin género alguno de duda es cosa muy dulce morir, cuando se ha vivido bien, pues, si la muerte es pena del pecado, en rigor sólo puede causar tristeza y amargura a las almas manchadas con la culpa y por el contrario, no puede menos de llenar de consuelo, de dulzura y de alegría a las que vivieron en continuo ejercicio de las virtudes cristianas. La muerte de los justos dice el Profeta, “es preciosa en los ojos del Señor”. Le es muy agradable. Siempre tiene un cuidado muy particular de ellos. ¿Cómo puede dejar de ser feliz una muerte tan preciosa?

Todo debe contribuir y contribuye al consuelo de las almas justas en aquella hora. Nuestro Divino Redentor quiso morir en medio de los más acerbos dolores, no sólo para pagar por nuestros pecados, sino también para quitarle a la muerte su amargura, cuando se muere en su gracia y amistad. ¡Qué consuelo, qué gusto siente en aquella hora el que vivió cristianamente, se dio a la virtud, y se entregó a la negación de su voluntad!

Y la esperanza de lo futuro no puede menos de quitar los dolores del estado presente. Grande es el gozo de aquellos siervos fieles, cuando viene su Señor y los encuentra velando, porque ven el premio a la perseverancia de una vida santa.

Por estas consideraciones podemos comprender las dulzuras inefables, que sentiría Santa Áurea, al cambiar esta vida de miserias por otra de eterna dicha: ya empieza a gozar el premio de su carrera, ansía por el momento de ver a Dios. Ya en fin se pasó todo lo que parecía penoso en el servicio de Dios, ayunos, retiro, penitencia, austeridad, todo se acabó. ¡Qué consuelo tendría en aquella hora por no haber hecho todo el mal, que pudo, y qué alegría por haber practicado todo el bien que debió! Para nuestra Santa el anuncio de la muerte es lo que para el preso inocente el ruido de los cerrojos y la voz del juez, que le dice: Idos a vuestra casa, quedáis libre. ¡Oh qué muerte tan feliz! ¿Deseáis una muerte semejante? Pues vivid como ella; tomad desde este momento la resolución de hacer en todo la voluntad de Dios y moriréis con la muerte del justo. Decíos a vosotros mismos con frecuencia lo que tantas veces se repetía a sí mismo San Bernardo: “Conviene morir con la muerte de los justos, mas para eso es preciso vivir como ellos”. Así la muerte, cuyo solo anuncio hace estremecer a los pecadores, será para vosotros como un paso, que dáis con gozo, para entrar en el cielo.

(Meditemos por breves momentos… y recemos un Padre Nuestro para conseguir lo que pedimos por esta novena)

Máxima: Deseemos con buen ánimo o morir o amar a Dios; ya que vivir sin amarle es infinitamente peor que la misma muerte.

Práctica: Arrancar de nuestro corazón todo lo que nos daría algún pesar a la hora de la muerte.

 ORACIÓN DEL DÍA NOVENO:

Consideración: Santa Áurea en el cielo. Su imitación. Su invocación.

Es el paraíso el gozo del sumo bien, admirable invención de la sabiduría de Dios, el agotamiento de todo su amor para con nosotros, el precio de los sudores, oprobios, sufrimientos y muerte de Dios, hecho hombre, un bien que es el mismo Dios, cuya posesión inunda al alma de un torrente de delicias, es el magnífico triunfo, que nos está reservado para después de que hayamos vencido en algunos combates ¡Oh, qué corona de tan refulgente gloria adornará las sienes de Santa Áurea, habiendo consagrado toda su vida a la lucha y a la pelea!

Y si Dios tiene dispuestos los premios en el cielo, según son los méritos de cada uno, ella, que pasó toda su vida negociando con los talentos que le diera el Padre de familias, habrá sido premiada según su afán, al entrar en el gozo del Señor.

Pero si envidiamos su suerte, si desearnos su dicha, es preciso, que como ella desprendamos nuestros corazones de las trabas de la carne: es menester ataviarse con el traje nupcial de las virtudes : es de toda necesidad tener preparada la lámpara con abundante aceite de buenas obras; combatir con las armas, que nos enseña la fe, a los enemigos, que se encuentra en el camino de esta tierra de promisión; venderlo todo para comprar con su precio esa preciosa margarita; cavar profundamente en el conocimiento de nuestra alma, para encontrar ese tesoro escondido; cultivar esta viña del Padre de familias, que es nuestra alma, arrancando la maleza de los vicios y podando la voluntad de los muchos sarmientos superfluos; luchar con valor hasta el fin y reinar sobre las pasiones para alcanzar la corona; correr todos los días de la vida por los caminos del Señor, que son sus mandamientos, para alcanzar el premio de la carrera. Este y no otro es el camino, que nos ha de llevar al cielo; este es el modo de conquistar la gloria, siguiendo a Santa Áurea. ¿Y qué nos detiene?… Además de su ejemplo tenemos su poderosa intercesión, porque, siendo tan amada de Dios, nada le negará de cuanto le pida para nosotros, y, viendo desde el cielo nuestras necesidades. hará por remediarlas. Seamos sus verdaderos devotos imitando sus virtudes y alcanzaremos como ella el premio del cielo.

(Meditemos por breves momentos… y recemos un Padre Nuestro para conseguir lo que pedimos por esta novena)

Máxima: ¡Terrible es la muerte! pero cuán apetecible es también la vida del otro mundo a la que Dios nos llama.

Práctica: Imitar e invocar a Santa Áurea con confianza.

ORACIÓNOh Dios, que en el corazón de Santa Áurea, tu sierva. encendiste eL fuego de tu amor, concédenos, que encendidas nuestras almas en eL mismo, te agrademos siempre con fidelidad durante nuestra vida.Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

4.- ORACIÓN TERCERA Y ÚLTIMA PARA TODOS LOS DÍAS

Gloriosa Santa Áurea; que llevas un nombre, emblema del purísimo oro aquilatado en el horno de la caridad en que te convirtió el calor del sol de justicia y te abrasó en divinos incendios todo el discurso de tu prodigiosa vida; siguiendo tu vocación, hállaste en el retiro del claustro de San Millán el secreto de vivir en el amor de Jesús, habitando en su sagrado corazón sin estorbos y contenta como pajarito en su nido y como raposa en su madriguera, entregada a la contemplación de sus bondades; y el descanso como en el lecho de la esposa sembrado de rosas y azucenas.

Allí, tus deseos brotan fértiles vástagos y tus buenas obras producen abundantes frutos; aquella llaga es para ti el nido de la paloma, tu recogimiento halla el retiro del ave solitaria, tus lágrimas y suspiros de amor asemejan a los gemidos de la tórtola escondida en la espesura del bosque, tu hambre de padecer como paladar sano que recibe el maná del cielo que cae en el desierto; tu sed de amor como tierra regada por la fuente de aguas vivas que sale del Paraíso y se derrama abundante en los corazones.

Tenemos el camino seguro para llegar al cielo imitando tus ejemplos; alcánzanos del Señor nos desnudemos de todo afecto a las cosas mundanas, huyamos de los continuos peligros con que nos quiere perder el mundo, vivamos únicamente en Dios, por Dios y para Dios; que despertemos a la voz de tus virtudes de la apatía y flojedad que nos domina y busquemos aquel uno necesario.

Ayúdanos para que, rompiendo los lazos seductores, que nos ligan y detienen, busquemos en la mortificación, oración, retiro y abnegación el antídoto, que nos libre del pecado y del infierno. Ya no queremos ser felices sino siguiendo tus huellas; has visto y gustado cuán suave es el Señor para los que le aman y nosotros también queremos hallar consuelo en esta vida, en alas de su amor. para seguiros al cielo. Amén.

Hermandad de Santa Áurea

2004

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: